Opiniones de científicos

Extraído del libro La Enfermedad Silenciada de Raúl de la Rosa

Según los datos recopilados por el Dr Lai sobre las investigaciones  en el año 2008,  sobre las investigaciones  en telefonía móvil, la probabilidad de que un estudio no encuentre ningún efecto, es de 2 a 3 veces más alta en los estudios financiados por la industria.  Por otro lado, los estudios independientes tienen el doble de posibilidades de hallar resultados positivos, sobre los efectos de los campos electromagnéticos en la salud.

 

Expresiones de preocupación de científicos, médicos y expertos en políticas de salud

BIOINITIATIVE.ORG

William Rea, MD
Fundador y Director del Centro de Salud Ambiental, ex presidente de Dallas , Academia Estadounidense de Medicina Ambiental

“La sensibilidad a la radiación electromagnética es el problema de salud emergente del siglo XXI. Es imperativo que los profesionales de la salud, los gobiernos, las escuelas y los padres aprendan más al respecto. Los riesgos para la salud humana son importantes ”.



Martin Blank, doctorado

Profesor Asociado, Departamento de Fisiología y Biofísica Celular, Universidad de Columbia, Colegio de Médicos y Cirujanos; Investigadora en Bioelectromagnética; Autor de la sección sobre proteínas del estrés del Informe BioInitiative.

“Las células del cuerpo reaccionan a los campos electromagnéticos como potencialmente dañinos, al igual que a otras toxinas ambientales, incluidos metales pesados y sustancias químicas tóxicas. El ADN de las células vivas reconoce campos electromagnéticos a niveles muy bajos de exposición; y produce una respuesta al estrés bioquímico. La evidencia científica nos dice que nuestros estándares de seguridad son inadecuados y que debemos protegernos de la exposición a EMF. Esta exposición es  debida a líneas eléctricas, teléfonos celulares y similares, o arriesgarnos a las consecuencias conocidas. La ciencia es muy sólida y debemos sentarnos y prestar atención «.



Olle Johansson, Ph.D.

Profesor asociado, Unidad de Dermatología Experimental, Departamento de Neurociencia, Instituto Karolinska, Estocolmo, Suecia; Autor de la sección del Informe BioInitiative sobre Sistema Inmunológico.

“Es evidente que varias alteraciones biológicas, incluida la modulación del sistema inmunológico, están presentes en personas electrohipersensibles. Debe ponerse fin a la indiferencia generalizada, la indiferencia y la falta de respeto sincero por la difícil situación de estas personas. Está claro que ha sucedido y está sucediendo algo grave. Están en juego todos los aspectos de la vida de las personas electrohipersensibles, incluida la capacidad de trabajar productivamente en la sociedad, tener relaciones saludables y encontrar una vivienda segura y permanente.

Los elementos básicos de la vida son cada vez más inaccesibles para un porcentaje creciente de la población mundial. Recomiendo encarecidamente a todos los gobiernos que se tomen en serio el tema de los peligros electromagnéticos para la salud y que actúen mientras aún hay tiempo. Existe un riesgo demasiado grande de que las cada vez mayores tecnologías de comunicaciones basadas en RF representen un peligro real para los seres humanos, especialmente debido a su crecimiento exponencial, continuo y sin control. Los gobiernos deben actuar con decisión para proteger la salud pública. Esta actuación sería  cambiando los estándares de exposición para que tengan una base biológica, comunicando los resultados de la ciencia independiente sobre este tema e investigando agresivamente los vínculos con una multitud de afecciones médicas asociadas”.


Bhital · Salud Ambiental & Medicina Biológica

David Carpenter, MD
Profesor, Ciencias de la Salud Ambiental y Director, Instituto de Salud y Medio Ambiente, Escuela de Salud Pública, Universidad de Albany,
Coeditor de SUNY , The BioInitiative Report ( www.BioInitiative.org )

Los campos electromagnéticos son paquetes de energía que no tienen masa y la luz visible es lo que mejor conocemos. Los rayos X también son campos electromagnéticos, pero son más energéticos que la luz visible. Nuestra preocupación es por aquellos campos electromagnéticos que son menos energéticos que la luz visible, incluidos los que están asociados con la electricidad y los que se utilizan para comunicaciones y en hornos microondas. Los campos asociados con la electricidad se denominan comúnmente campos de “frecuencia extremadamente baja” (ELF). Mientras que los que se utilizan en las comunicaciones y los hornos de microondas se denominan campos de “radiofrecuencia” (RF). Los estudios en personas han demostrado que tanto la exposición a ELF como a la RF aumentan el riesgo de cáncer. Y lo anterior ocurre a intensidades demasiado bajas para provocar un calentamiento de los tejidos. Desafortunadamente, todos nuestros estándares de exposición se basan en la falsa suposición de que no existen efectos peligrosos a intensidades que no provocan calentamiento de tejidos. Con base en la ciencia existente, muchos expertos en salud pública creen que es posible que enfrentemos una epidemia de cánceres en el futuro. Esta epidemia sería como resultado del uso incontrolado de teléfonos celulares y una mayor exposición de la población a WiFi y otros dispositivos inalámbricos. Por lo tanto, es importante que todos nosotros, y especialmente los niños, restrinjamos el uso de teléfonos celulares, limitemos la exposición a niveles de fondo de Wi-Fi . Además  que el gobierno y la industria descubran formas de permitir el uso de dispositivos inalámbricos sin un riesgo tan elevado de enfermedad grave. Necesitamos educar a los responsables de la toma de decisiones de que «seguir como de costumbre» es inaceptable. No se puede subestimar la importancia de este problema de salud pública ”.


Magda Havas, doctora
Profesor Asociado, Estudios de Medio Ambiente y Recursos, Universidad de Trent, Canadá.

Experto en radiación de radiofrecuencia, campos electromagnéticos, electricidad sucia y corriente de tierra.
“La radiación de radiofrecuencia y otras formas de contaminación electromagnética son dañinas en órdenes de magnitud muy por debajo de las pautas existentes. La ciencia es una de las herramientas que utiliza la sociedad para decidir la política sanitaria. En el caso de los equipos de telecomunicaciones, como teléfonos móviles, redes inalámbricas, antenas de teléfonos móviles, PDA y teléfonos portátiles, se está ignorando la ciencia. Las directrices actuales deben ser reexaminadas urgentemente por el gobierno y reducidas para reflejar el estado de la ciencia. Se avecina una crisis de salud pública emergente y el tiempo es fundamental «.


Whitney North Seymour, Jr., Esq.
Abogado jubilado; Ex Senador del Estado de Nueva York y Fiscal de los Estados Unidos, Cofundador del Distrito Sur de NY , Consejo de Defensa de los Recursos Naturales

“La radiación electromagnética es un problema de salud humana y ambiental muy serio que necesita atención inmediata por parte del Congreso. El Informe BioInitiative es un hito importante en la comprensión de los riesgos para la salud de la tecnología inalámbrica. Cada funcionario electo responsable le debe a sus electores aprender y actuar sobre sus hallazgos y recomendaciones de políticas ”.


B. Blake Levitt
Ex periodista del New York Times y autor de Campos electromagnéticos , Guía del consumidor sobre los problemas y cómo protegernos, y editor de Cell Towers, Wireless Convenience? ¿O peligro ambiental?

Los campos electromagnéticos (CEM) ambientales creados por el hombre, en un rango de frecuencias, son un problema ambiental serio. Sin embargo, la mayoría de los ambientalistas saben poco al respecto, tal vez porque el tema ha sido competencia de físicos e ingenieros durante tanto tiempo. Los biólogos han perdido contacto con la inclusión fundamental del electromagnetismo en el paradigma biológico. Todas las células vivas y, de hecho, los seres vivos completos, sin importar el género o la especie, son sistemas eléctricos dinámicos coherentes totalmente dependientes de la bioelectricidad para los procesos metabólicos más básicos de la vida. Resulta que la mayoría de los seres vivos son fantásticamente sensibles a las pequeñas exposiciones a los EMF. Las células vivas interpretan tales exposiciones como parte de nuestras actividades celulares normales (piense en los latidos del corazón, las ondas cerebrales, la división celular en sí, etc.).

El problema es, Las exposiciones electromagnéticas provocadas por el hombre no son «normales». Son artefactos artificiales, con intensidades inusuales, características de señalización, patrones de pulsaciones y formas de onda, que no existen en la naturaleza. Y pueden desviar las células de muchas formas. Todos los aspectos del ecosistema pueden verse afectados, incluidas todas las especies vivas de animales, humanos, plantas e incluso microorganismos en el agua y el suelo. Ya estamos viendo problemas en especies centinelas como pájaros, murciélagos y abejas. Se sabe que la vida silvestre abandona áreas cuando se colocan torres de telefonía celular.

La radiación de radiofrecuencia (RF), la parte del espectro electromagnético que se usa hoy en día en todo lo inalámbrico, es un conocido supresor del sistema inmunológico, entre otras cosas. La RF es una forma de contaminación energética del aire y debemos entenderla como tal. Los humanos no son las únicas especies afectadas. La salud de nuestro planeta puede estar en peligro por esta nueva preocupación ambiental, sumada a todas las demás. Los ciudadanos deben pedir al gobierno que financie la investigación adecuada y que saque la influencia de la industria del diálogo. Ahora ignoramos esto bajo nuestro propio riesgo «.


Eric Braverman, MD
Investigador del cerebro, autor de The Edge Effect y director de Path Medical en la ciudad de Nueva York y The PATH Foundation. Experto en el impacto global del cerebro en la enfermedad y la salud.

“No hay duda de que los campos electromagnéticos tienen un efecto importante en el funcionamiento neurológico. Ralentizan nuestras ondas cerebrales y afectan nuestra claridad mental a largo plazo. Debemos minimizar las exposiciones tanto como sea posible para optimizar los niveles de neurotransmisores y prevenir el deterioro de la salud ”.


Abraham R. Liboff, PhD
Profesor de investigación Centro de Biología Molecular y Biotecnología Florida Atlantic University, Boca Raton, Florida Coeditor, Biología y Medicina Electromagnética

“El punto clave sobre la contaminación electromagnética, del que el público debe darse cuenta es,  que no es necesario que la intensidad sea grande para que ocurra una interacción biológica. En la actualidad, existen pruebas considerables de que las señales extremadamente débiles pueden tener consecuencias fisiológicas. Estas intensidades interactivas, son aproximadamente 1000 veces más pequeñas que los valores de umbral estimados anteriormente por teóricos por lo demás bien informados. Quienes, en su enfoque vanaglorioso de la ciencia, rechazaron toda evidencia en contrario, por considerarla inconsistente con sus magníficos cálculos. Estos umbrales estimados defectuosos aún deben ser corregidos, tanto por los reguladores como por los medios de comunicación.

El problema general con el electromagnetismo ambiental es mucho más profundo, no solo preocupa las frecuencias de las líneas eléctricas, sino también en el rango de radiofrecuencia que abarca los teléfonos móviles. Aquí, la exposición continua del público a la radiación electromagnética está relacionada en gran medida con el dinero. De hecho, las decenas de miles de millones de dólares en ventas que se encuentran en la industria de la telefonía celular hacen que sea obligatorio para los líderes corporativos que nieguen, de manera instintiva, cualquier indicio de peligro.

Puede haber esperanza para el futuro, al saber que las interacciones electromagnéticas débilmente intensas pueden usarse tanto para bien como para mal. El hecho de que tales campos sean biológicamente efectivos, también implica la probabilidad de aplicaciones médicas, algo que está ocurriendo ahora. A medida que esto suceda, creo que nos hará más conscientes de cómo reaccionan nuestros cuerpos al electromagnetismo. Lo que  debería ser aún más claro para todos los interesados, que hay motivos para tener mucho, mucho cuidado con los campos electromagnéticos ambientales «.


Lennart Hardell, MD, PhD
Profesor del Hospital Universitario de Orebro, Suecia. Experto de renombre mundial en teléfonos móviles, teléfonos inalámbricos, tumores cerebrales y la seguridad de la radiofrecuencia inalámbrica y la radiación de microondas. Es coautor de la sección del Informe BioInitiative sobre tumores cerebrales del Dr. Hardell

“La evidencia de los riesgos del uso prolongado de teléfonos celulares y teléfonos inalámbricos es bastante sólida cuando se mira a las personas que han usado estos dispositivos durante 10 años o más, y cuando se usan principalmente en un lado de la cabeza. Los estudios recientes que no informan un mayor riesgo de tumores cerebrales y neuromas acústicos no han analizado a los consumidores habituales, el uso durante diez años o más, y no miran la parte del cerebro que razonablemente estaría expuesta para producir un tumor «.


Libby Kelley, MA

MA Secretaría Administrativa Comisión Internacional de Seguridad Electromagnética; Fundadora; Consejo de Impactos de la Tecnología Inalámbrica; Coproductora de documental, “Exposición Pública: ADN, Democracia y la Revolución Inalámbrica”, Consultora Ambiental de Campos Electromagnéticos y principal recurrente en impugnar las pautas de exposición humana radiación de radiofrecuencia de la FCC, 1997-2000 (www.icems.eu)

“Los estándares de exposición humana a la radiación de radiofrecuencia para dispositivos de comunicaciones inalámbricos personales, y para la exposición ambiental a transmisores inalámbricos, son establecidos por los gobiernos nacionales para guiar el uso de dispositivos de comunicaciones inalámbricos y para transmisores inalámbricos. En Estados Unidos la Administración de Alimentos y Medicamentos y la Comisión Federal de Comunicaciones son las encargadas de establecer estos estándares. El Consejo de Impactos de la Tecnología Inalámbrica,  considera que estos estándares de exposición son inadecuados.  Dado que se basan en los efectos del calentamiento y no se adaptan a las condiciones de exposición acumulativa de bajo nivel en las que vive el público ahora. Estos estándares también están diseñados para condiciones de exposición aguda a corto plazo. Y no reconocen la evidencia médica que apunta a unos mayores riesgos y daños reales resultado de la exposición crónica e intermitente. Las agencias de salud pública federales y estatales,  no están abordando oficialmente lo que muchos científicos y médicos preocupados ven hoy en día,  como un problema de salud pública emergente. No existen sistemas de vigilancia de la salud o de respuesta correctiva para asesorar a los ciudadanos sobre la exposición a la radiación electromagnética (EMR). A medida que evoluciona la tecnología inalámbrica, los niveles ambientales de fondo aumentan, creando condiciones de contaminación eléctrica que se vuelven omnipresentes y más invasivas.  Recomendamos encarecidamente a los consumidores, fabricantes, proveedores de servicios públicos y legisladores que reduzcan, eliminen y mitiguen las condiciones de exposición a EMR y que respalden los estándares de base biológica.


Bhital · Salud Ambiental & Medicina Biológica



James S. Turner, Esq.

Presidente del Consejo, Coautor de Ciudadanos por la Salud, Voice of the People: The Transpartisan Imperative in American Life Attorney, Swankin-Turner, Washington, DC

“Según el Informe BioInitiative: Una razón para un estándar de exposición pública de base biológica para campos electromagnéticos. Desde aparatos eléctricos y electrónicos, líneas eléctricas y dispositivos inalámbricos como teléfonos móviles, teléfonos inalámbricos, antenas móviles, torres transmisión y difusión. Vivimos en una niebla invisible de campos electromagnéticos que treinta años de ciencia, incluyendo más de 2.000 estudios revisados por pares, muestran que nos expone a graves riesgos para la salud, como pueden ser un aumento de los casos de la enfermedad de Alzheimer, cáncer de mama, enfermedad de Lou Gehrig, hipersensibilidad del sistema inmunológico a los campos electromagnéticos y alteración de la función cerebral y del ADN. El público debe conseguir que políticos y funcionarios públicos tomen conciencia sobre la necesidad de actualizar los estándares de salud pública de EMF, que tienen décadas de antigüedad. Este informe nos dice cómo”.



Camilla Rees, MBA

Directora Ejecutiva de MBA, Amplia Perspectiva de la Salud, Sociedad de Responsabilidad Limitada de Educación y Defensa del Paciente

Estados Unidos gasta más de 2 trillones de dólares anuales en atención médica, de los cuales, alrededor del 78% procede de personas que padecen enfermedades crónicas. Sin explorar, ni comprender de forma adecuada qué factores, incluidos los CEM / RF, contribuyen, en primer lugar, a los desequilibrios que tienen lugar en los cuerpos de las personas. Después de leer el Informe BioInitiative, no debería de sorprender a los legisladores, teniendo en cuenta los niveles cada vez mayores de exposición a EMF/RF en nuestro medio ambiente, que cerca del 50% de los estadounidenses vivan, en la actualidad, con una enfermedad crónica. Lloro por las personas que sufren innecesariamente estas enfermedades Y  tengo la esperanza de que nuestros líderes de los gobiernos sean más conscientes del papel que juegan los factores electromagnéticos en las enfermedades .  Además de  los costes que supone la atención médica y la erosión de la calidad de vida, así como  de la productividad en Estados Unidos «.



L. Lloyd Morgan, BS Electronic Engineering

Licenciatura en Ingeniería Electrónica, Director del Registro Central de Tumores Cerebrales de Estados Unidos,  Miembro de la Sociedad de Bioelectromagnética, Miembro del Consorcio Epidemiológico de Tumores Cerebrales *

“Todo parece indicar que los teléfonos móviles causan tumores cerebrales, tumores de las glándulas salivales y cáncer de ojos. Sin embargo, y debido a que la industria de la telefonía móvil proporciona una sustancial parte  de la financiación a la investigación, esta realidad está oculta al público en general. El estudio Interphone , un proyecto de investigación realizado por 13 países, está financiado de manera sustancial  por la industria de la telefonía móvil, ha demostrado consistentemente que el uso de un teléfono móvil protege al usuario del riesgo de tumor cerebral. ¿Es necesario decir algo más? Es hora de que los estudios completamente independientes sean financiados por aquellas organismos gubernamentales, cuyo estatuto se basa en proteger a sus ciudadanos.  Para que la verdad acerca de los peligros para la salud de la radiación de microondas, altamente dañina, sea clara y bien conocida”.

* Solo con fines de identificación: Todas las declaraciones son mías y solo mías y no representan posiciones u opiniones del Registro Central de Tumores Cerebrales de los Estados Unidos, de la Sociedad de Bioelectromagnética o  de los Consorcios Epidemiológicos de Tumores Cerebrales.



Janet Newton

Presidenta del Instituto de Políticas EMR

www.EMRPolicy.org

“La política de seguridad de la radiación de radiofrecuencia vigente en los Estados Unidos no protege al público. Actualmente, en Estados Unidos hay más de 260 millones de suscriptores inalámbricos.  Se trata de una demanda que impulsa la continua construcción  de sitios de antenas,  en barrios residenciales y comerciales, incluso cerca de escuelas, guarderías y centros para personas mayores y en el propio lugar de trabajo.  El informe de enero de 2008, emitido por el comité de la Academia Nacional de Ciencias, cuya tarea era examinar las necesidades y las lagunas de la investigación sobre los efectos biológicos de la exposición a estas antenas.  Este informe señala que los estudios de investigación, hasta la fecha, no representan adecuadamente la realidad de la exposición. Específicamente, los estudios:

1) Asumen una sola antena, en lugar de las típicas disposiciones  de un mínimo de entre cuatro y seis antenas por sitio, subestimando así las intensidades de exposición.

2) No pertenecen a las antenas de estación base de elementos múltiples de uso común, por lo que no se tienen en cuenta las exposiciones a frecuencias múltiples.

3) Carecen de modelos de varias alturas para hombres, mujeres y niños de diversas edades, para su uso en la caracterización de las distribuciones de la Tasa de Absorción Específica (SAR) para exposiciones de teléfonos móviles, ordenadores inalámbricos y estaciones base y…

4) No toma en consideración los efectos de absorción de las exposiciones de los distintos dispositivos emisores de radiofrecuencia a los que el público suele estar expuesto simultáneamente.

En este momento, se necesita urgentemente una estrategia de investigación federal para poder abordar estas deficiencias graves en la ciencia en la que nuestro gobierno basa la política de salud ”.



Prof. Livio Giuliani, PhD

Doctorado Portavoz de la Comisión Internacional de Seguridad Electromagnética (www.icems.eu). Subdirector del Instituto Nacional Italiano para la Protección y Seguridad de los Trabajadores, Venecia Oriental y Tirol del Sur; Profesor de la Facultad de Bioquímica de la Universidad Camerino, Italia

La Resolución de Venecia, iniciada por la Comisión Internacional para la Seguridad Electromagnética (ICEMS) el 6 de junio de 2008, y actualmente firmada por casi 50 científicos, revisados por pares en todo el mundo, establece en parte: “Nos vemos obligados a confirmar la existencia de efectos no térmicos de los campos electromagnéticos sobre la materia viva, que parecen ocurrir en todos los niveles de investigación, desde el molecular al epidemiológico. La evidencia epidemiológica reciente es más sólida que antes. Reconocemos el creciente problema de salud pública conocido como electrohipersensibilidad. Recomendamos encarecidamente el uso limitado de teléfonos móviles y de dispositivos similares por parte de niños pequeños y adolescentes.  Y pedimos a los gobiernos que apliquen el Principio de Precaución como medida provisional, en tanto se desarrollen normas de exposición más relevantes desde el punto de vista biológico «.



Professor Jacqueline McGlade

Directora Ejecutiva,  Asesora de la Agencia Europea de Medio Ambiente para países de la Unión Europea bajo la Comisión Europea

“Hay muchos ejemplos que ilustran el incumplimiento del Principio de Precaución en el pasado. Los cuales han provocado daños graves y, muy a menudo, irreversibles tanto a la salud como al medio ambiente. Es probable que las acciones apropiadas, preventivas y proporcionadas que se tomen hoy en día, para evitar amenazas plausibles y potencialmente graves para la salud de los campos electromagnéticos, sean consideradas como prudentes y sabias desde las perspectivas futuras «.


Paul J. Rosch, MD

Doctor en Medicina, Profesor clínico de medicina y psiquiatría, Colegio Médico de Nueva York, Vicepresidente Honorario de la Asociación Internacional para el Manejo del Estrés; Diplomado, Junta Nacional de Examinadores Médicos; Miembro de pleno derecho de la Academia de Ciencias Médicas de Rusia; Miembro de la Sociedad Real de Medicina, Miembro Emérito de la Sociedad de Bioelectromagnetismo

Las afirmaciones de que los teléfonos móviles no representan ningún peligro para la salud están respaldadas, únicamente, por los límites de la tasa de absorción específica (SAR), estándares de seguridad que han sido redactados por las industrias de telecomunicaciones hace décadas basándose en estudios que ellas mismas financiaron. Ellos han llevado a cabo la errónea suposición, de que el único daño que podría provenir de las emisiones de radiofrecuencia de los teléfonos móviles, sería una acción térmica o de calentamiento, puesto que tales campos no térmicos no pueden tener efectos biológicos. El difunto Dr. Ross Adey, refutó esto hace tres décadas al demostrar que campos de radiofrecuencia muy similares, con ciertas frecuencias portadoras y de modulación que tenían energía insuficiente para producir cualquier calentamiento, podrían causar la liberación de iones de calcio de las células. Desde entonces, numerosos informes de investigación han confirmado que los campos no térmicos de los teléfonos móviles, transmisores de torre, líneas eléctricas y otras fuentes artificiales, pueden afectar significativamente a varios tejidos y funciones fisiológicas.

Constantemente somos bañados por un creciente mar de radiación por la exposición a todo lo anterior. Además de electrodomésticos, ordenadores, dispositivos Bluetooth, instalaciones de wifi y más de 2.000 satélites de comunicaciones en el espacio exterior, los cuales nos llenan de señales a receptores GPS.  Los nuevos transmisores WiMax en torres de telefonía móvil, que tienen un alcance de hasta dos millas cuadradas, en comparación con los 300 pies de wifi, pronto convertirán el núcleo de América del Norte en un gran punto caliente electromagnético. Los niños se ven más afectados porque sus cerebros están en pleno desarrollo y sus cráneos son más finos.

Una llamada de dos minutos puede llegar a alterar la función cerebral de un niño durante una hora.  Motivo por el cual algunos países prohíben su venta o desaconsejan su uso a menores de 18 años.  Por el contrario, este es el segmento de  población que, en estos momentos, es el blanco de  una campaña publicitaria estadounidense de $ 2 mil millones. Y que considera a los «preadolescentes» (niños con edades comprendidas entre los 8 y los 12 años) como el próximo gran mercado de teléfonos móviles. También se están promocionando los teléfonos móviles Firefly y Barbie para niños de entre 6 y 8 años.

En general, no se aprecia que haya un efecto acumulativo y hablar por un teléfono móvil solo una hora al día durante diez años puede sumar hasta 10,000 vatios de radiación. Eso es diez veces más que meter la cabeza en un horno microondas. Las mujeres embarazadas también podrían tener un mayor riesgo.  Según un estudio que afirma  que aquellos niños, nacidos de madres que usaron un teléfono móvil solamente dos o tres veces al día durante el embarazo, mostraron un dramático aumento en los niveles de hiperactividad, así como otros problemas emocionales y conductuales. Para el 30% de los niños que también habían usado un teléfono móvil a los 7 años, ¡la incidencia de problemas conductuales llegó a ser hasta un 80% más alta!.  Es discutible si la ontogenia (desarrollo embrionario) recapitula la filogenia, pero está claro que las formas de vida inferiores son mucho más sensibles. Si se coloca el electrodo positivo de una batería de 1,5 voltios en el Océano Pacífico en San Francisco y el negativo en San Diego, los tiburones en medio de estas ciudades pueden detectar las pocas mil millonésimas de un campo eléctrico de voltios. Los  campos electromagnéticos también se han visto implicados en la reciente desaparición masiva, pero a la vez misteriosa, de colonias de abejas, esenciales para la polinización de más de 90 cultivos comerciales. Tal como advirtió Albert Einstein, «si la abeja desapareciese de la superficie del globo, al hombre sólo le quedarían cuatro años de vida».

Finalmente, toda la vida en la Tierra ha evolucionado bajo la influencia de la radiación solar y de las fuerzas geomagnéticas, a las que hemos aprendido no solo a adaptarnos sino también, en algunos casos, incluso a utilizarlas. La salud de todos los sistemas vivos (que van desde una célula, tejido, órgano o persona hasta una familia, organización o nación) depende de una buena comunicación, una buena comunicación tanto dentro como fuera del entorno. Toda comunicación en el cuerpo se lleva a cabo, eventualmente,  a través de señales electromagnéticas muy sutiles entre las células.  La cual está siendo interrumpida por la electrocontaminación artificial a la que no hemos tenido tiempo de adaptarnos. Como enfatizó Alvin Toffler en Future Shock, demasiados cambios producidos en muy poco tiempo suponen un estrés severo debido a los fallos de adaptación. Los efectos adversos de la contaminación electromagnética pueden tardar décadas en apreciarse, aunque algunos, como por ejemplo la carcinogenicidad, ya están comenzando a ser visibles.

Este gigantesco experimento en nuestros hijos y nietos podría tener como resultado un daño masivo en la mente y en cuerpo.  Con el potencial de producir un desastre de proporciones sin precedentes, a menos que se implementen, inmediatamente, las precauciones adecuadas.  Al mismo tiempo, cabe reconocer que ha quedado demostrado que las nuevas terapias electromagnéticas benefician trastornos relacionados con el estrés, los cuales se extienden desde la ansiedad, la depresión y el insomnio hasta la artritis, las migrañas y los dolores de cabeza tensionales. Como se demostró en Medicina Bioelectromagnética, pueden llegar a ser mucho más seguros y efectivos que los medicamentos, por lo que debemos evitar actuar con exceso de celo.



Samuel Milham MD, MPH

Doctor en Medicina. Médico epidemiológico en epidemiología ocupacional. Primer científico en informar un aumento de la leucemia y otros cánceres en los trabajadores eléctricos y en demostrar que el pico de la edad infantil en la leucemia surgió junto con la propagación de la electrificación residencial.

“Muy recientemente, una nueva investigación ha puesto de manifiesto que casi todas las plagas humanas que surgieron a lo largo del siglo XX, como la leucemia linfoblástica aguda común en niños, el cáncer de mama femenino, el melanoma maligno y el asma, pueden estar vinculadas, de algún modo, con el uso que hacemos de la electricidad. Existe una necesidad imperiosa de que los gobiernos y las personas tomen las medidas necesarias para minimizar la exposición personal y comunitaria a los campos electromagnéticos «


Científicos y médicos advierten de posibles efectos graves en la salud de las redes 5G

Scientist Appeal for 5G Moratorium

13 de septiembre de 2017

Nosotros, los abajo firmantes, más de 180 científicos y médicos de 36 países, recomendamos una moratoria para el despliegue de la quinta generación de telecomunicaciones, 5G.  Y lo anterior hasta que los peligros potenciales para la salud humana y el medio ambiente hayan sido investigados por científicos independientes de la industria. Así mismo, la 5G aumentará notablemente la exposición a los campos electromagnéticos (CEM) de radiofrecuencia (RF) respecto de la 2G, 3G, 4G, WIFI, etc. ya existentes. Los CEM de RF han demostrado ser perjudiciales para los seres humanos y el medio ambiente.



La 5G conduce al aumento masivo de la exposición obligatoria a la radiación inalámbrica

La tecnología 5G es efectiva sólo a corta distancia. Se transmite mal a través de material sólido. Se requerirán muchas antenas nuevas y la implementación a gran escala resultará en antenas cada 10 a 12 casas en áreas urbanas. Aumentando, por lo tanto,  masivamente la exposición obligatoria.

Con «el uso cada vez más extenso de tecnologías inalámbricas», nadie puede evitar exponerse. Debido a que añade un número creciente de transmisores 5G (incluso dentro de la vivienda, los comercios y los hospitales).  Estimándose de ”10 a 20 mil millones de conexiones” (refrigeradores, lavadoras, cámaras de vigilancia, automóviles y autobuses, etc.) que serán parte del Internet de las Cosas. Todos estos factores pueden provocar un aumento sustancial de la exposición total a largo plazo a los ciudadanos de la UE.




Los efectos nocivos de la exposición a los CEM de RF ya están probados

Más de 230 científicos de más de 40 países han expresado sus «serias preocupaciones» con respecto a la omnipresente y creciente exposición a los CEM. Generados por dispositivos eléctricos e inalámbricos,  ya antes del lanzamiento adicional de la 5G. Se refieren al hecho de que «numerosas publicaciones científicas recientes han demostrado también, que los CEM afectan a los organismos vivos a niveles muy inferiores a las directrices internacionales y nacionales».

Después de que el llamamiento de los científicos fuera escrito en 2015, investigaciones adicionales han confirmado convincentemente serios riesgos para la salud de los CEM de RF de la tecnología inalámbrica. Así mismo, el mayor estudio del mundo, realizado por Programa Nacional de Toxicología (NTP) de EEUU (25 millones de dólares USA), muestra un aumento estadísticamente significativo en la incidencia de cáncer cerebral y cardíaco en animales expuestos a los CEM. Po otro lado,  este estudio mostró que los niveles habían  estado  por debajo de los criterios de la ICNIRP (Comisión Internacional sobre Protección contra las Radiaciones No Ionizantes) seguidos por la mayoría de los países. Estos resultados, también apoyan los resultados en los estudios epidemiológicos humanos sobre la radiación de RF y el riesgo de tumor cerebral. Un gran número de informes científicos revisados entre pares (peer-reviewed) demuestran daños a la salud humana por los CEM.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), la agencia sobre el cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS), concluyó que los CEM de frecuencias de 30 KHz a 300 GHz son posiblemente carcinógenos para los seres humanos (Grupo 2B). Sin embargo, nuevos estudios como el estudio NTP mencionado anteriormente y varias investigaciones epidemiológicas, incluyendo los últimos estudios sobre el uso de teléfonos móviles y los riesgos de cáncer cerebral, también confirman que la radiación CEM de RF es cancerígena para los seres humanos.

La Guía EUROPAEM sobre CEM de 2016, establece que «existe una fuerte evidencia de que la exposición a largo plazo a ciertos CEM es un factor de riesgo para enfermedades como ciertos tipos de cáncer, enfermedad de Alzheimer e infertilidad masculina… Los síntomas comunes de EHS (hipersensibilidad electromagnética) incluyen cefaleas, dificultades de concentración, problemas del sueño, depresión, falta de energía, fatiga y síntomas similares a la gripe”.

Una parte cada vez mayor de la población europea, se ve afectada por síntomas de salud. Los cuales  durante muchos años han estado relacionados con la exposición a campos electromagnéticos y la radiación inalámbrica en la literatura científica.

La Declaración Científica Internacional sobre EHS y Sensibilidad Química Múltiple (MCS), Bruselas 2015, declara que: «Atendiendo a nuestro conocimiento científico actual, de este modo, insistimos a todos los organismos e instituciones nacionales e internacionales, en particular a la Organización Mundial de la Salud (OMS), a que reconozcan la EHS y la SQM como condiciones médicas verdaderas.  Las cuales, actuando como enfermedades centinela, pueden crear un importante problema de salud pública en los próximos años en todo el mundo.  Es decir, en todos los países que aplican el uso ilimitado de las tecnologías con base en campos electromagnéticos inalámbricos y sustancias químicas comercializadas …

La inacción es un costo para la sociedad y no puede seguir siendo una opción … Reconocemos por unanimidad este grave peligro para la salud pública  Por lo  que requiere urgentemente del reconocimiento de esta condición en todos los niveles internacionales,… Y por encima de todo, que se adopten y prioricen las medidas importantes de prevención primaria, así como para enfrentar esta pan-epidemia global en perspectiva«.


Precauciones

El Principio de Precaución (UNESCO) fue adoptado por la UE en 2005: «Cuando las actividades humanas pueden desembocar en un peligro moralmente inaceptable, científicamente posible pero incierto, se deben adoptar medidas para evitar o disminuir ese peligro«. La Resolución 1815 (Consejo de Europa, 2011): «Tomar todas las medidas razonables para reducir la exposición a los campos electromagnéticos, especialmente a las radiofrecuencias emitidas por los teléfonos móviles. Y   en particular la exposición en niños y jóvenes, para quienes el riesgo de tumores de la cabeza parece mayor … .La Asamblea recomendó la aplicación del principio ALARA (as low as reasonably achievable), es decir, el nivel tan bajo como sea razonablemente posible. Teniendo en cuenta no sólo los llamados efectos térmicos, sino también los efectos atérmicos [no térmicos] o biológicos de la emisión o radiación de campos electromagnéticos». Así como «mejorar los criterios de evaluación de riesgos y la calidad de la evaluación mediante la creación de una escala estándar de riesgos». El Código de ética médica de Nuremberg (1949), se aplica a todos los experimentos en seres humanos, por lo que incluye el despliegue de la 5G con la nueva exposición a los CEM de RF.

Todos estos experimentos deben diseñarse y basarse “en los resultados obtenidos mediante la experimentación previa con animales. Además del pleno conocimiento de la historia natural de la enfermedad o del problema en estudio, de modo que los resultados anticipados justifiquen la realización del experimento (….).  No debe realizarse experimento alguno cuando hay una razón a priori,  para suponer que puede ocurrir la muerte o una lesión irreparable; excepto, quizá, en los experimentos en los que los médicos investigadores son también sujetos de experimentación.” (Código de Nuremberg puntos 3 y 5). Los estudios científicos ya publicados muestran que hay «una razón a priori para suponer » riesgos reales para la salud. La Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA) está alertando sobre «El riesgo de radiación de los dispositivos de uso cotidianos», a pesar de que la radiación esté por debajo de las normas de la OMS / ICNIRP. La AEMA también concluye: «Existen numerosos ejemplos en el pasado que por no utilizar el principio de precaución, condujeron a serios perjuicios, y a menudo irreversibles, sobre la salud y sobre el medio ambiente... . Las exposiciones nocivas podrían extenderse antes de que existan evidencias «categóricas» por las exposiciones a largo plazo.  Así como, de una comprensión biológica [mecanismo] del daño que puedan causar”.


“Las Directrices de Seguridad” protegen a la industria, no a la salud

Las actuales «directrices de seguridad» de la ICNIRP están obsoletas. Todas las evidencias de daño mencionadas anteriormente, surgen aunque la radiación esté por debajo de dichas «directrices de seguridad» de la ICNIRP. Por lo tanto, son necesarias nuevas normas de seguridad.  La razón de las directrices engañosas es que «el conflicto de intereses de los miembros de la ICNIRP, debido a sus relaciones con las industria de las telecomunicaciones o de las eléctricas.  Por lo que socavan la imparcialidad que debe regir la regulación de las Normas de Exposición Pública para las radiaciones no ionizantes … . Para evaluar los riesgos de cáncer es necesario incluir científicos con competencia en medicina, especialmente en oncología».

Las actuales directrices de la ICNIRP / OMS para EMF se basan en la hipótesis obsoleta de que «el efecto fundamental de la exposición a los CEM de RF de relevancia para la salud y la seguridad humanas es el calentamiento del tejido expuesto«. Sin embargo, los científicos han demostrado que muchos tipos diferentes de enfermedades y efectos nocivos,  se producen sin calentamiento («efecto no térmico») a niveles de radiación muy por debajo de las directrices de la ICNIRP.

INSTAMOS A LA UNIÓN EUROPEA:

1) Tomar todas las medidas razonables para detener la expansión de los CEM de RF de la 5G.  Hasta que científicos independientes puedan asegurar que la 5G y los niveles totales de radiación causados por los CEM de RF (la 5G junto con la 2G, 3G, 4G y el WiFi) no serán dañinos para la ciudadanía de la UE. E specialmente para bebés, niñas y niños y mujeres embarazadas, así como para el medio ambiente.

2) Recomendar que todos los países de la UE, especialmente sus agencias de seguridad radiológica, sigan la Resolución 1815 e informen a las ciudadanías, incluidos los profesionales de la educación y de la medicina. Acerca de los riesgos para la salud derivados de la radiación de los CEM de RF. Así de cómo y por qué evitar la comunicación inalámbrica, particularmente en / cerca de las guarderías, escuelas, hogares, lugares de trabajo, hospitales y centros de la tercera edad.

3) Nombrar de inmediato, sin influencia de la industria, un grupo de trabajo de la UE sobre los CEM y la salud, de científicos independientes y verdaderamente imparciales, sin conflictos de interés1, para reevaluar los riesgos para la salud y:

a) Decidir sobre nuevos «estándares máximos de exposición total» seguros para todas las comunicaciones inalámbricas dentro de la UE.

b) Estudiar la exposición total y acumulativa que afecta a la ciudadanía de la UE.

c) Crear normas que se requieran / apliquen en la UE.  Sobre cómo evitar una exposición que exceda las nuevas «normas de exposición total máxima» de la UE relativas a todo tipo de campos electromagnéticos. Para proteger a la ciudadanía, especialmente a los bebés, niñas y niños y mujeres embarazadas.

4) Evitar que la industria inalámbrica y de telecomunicaciones, a través de sus organizaciones de cabildeo, persuada a los funcionarios europeos a tomar decisiones acerca de fomentar la propagación de la radiación de RF, incluida la 5G en Europa.

5) Favorecer e implementar telecomunicaciones digitales cableadas en lugar de inalámbricas.

Esperamos una respuesta suya, a más tardar el 31 de octubre de 2017, a los dos primeros signatarios. Sobre qué medidas tomarán para proteger a los habitantes de la UE contra los CEM de RF y especialmente de la radiación 5G. Esta apelación y su respuesta estarán a disposición del público.


Presentado respectuosamente

Rainer Nyberg, EdD, Professor Emeritus (Åbo Akademi), Vasa, Finland (NRNyberg@abo.fi)
Lennart Hardell, MD, PhD, Professor (assoc) Department of Oncology, Faculty of Medicine and Health, University Hospital, Örebro, Sweden (lennart.hardell@regionorebrolan.se)

Signatories to Scientists’ 5G Appeal

Note: The endorsements are personal and not necessarily supported by the affiliated universities or organizations.

                                   EU AND EUROPEAN NATIONS

AUSTRIA
Gerd Oberfeld, MD, Public Health Officer, Salzburg

BELGIUM
Marie-Claire Cammaerts, Dr, retired, Free University of Brussels, Bruxelles

BULGARIA
Marko Markov, Professor Emeritus, Ph.D. in biophysics, Sofia University, Research international

CYPRUS
Stella Canna Michaelidou, Dr, Chemist Expert on Environment, Health and Food Safety, President of the Cyprus National Committee on Environment and Children’s Health

FINLAND
Marjukka Hagström, LL.M, M.Soc.Sc., Senior researcher, The Finnish Electrosensitivity Foundation, Turku
Osmo Hänninen, PhD, Professor Emeritus, Dept. of Physiology, Faculty of Medicine, University of Eastern Finland; Editor-In-Chief, Pathophysiology, Kuopio Georgiy Ostroumov, PhD (in the field of RF EMF), independent researcher

FRANCE
Marc Arazi, MD, Physician (Whistleblower on Phonegate international scandal), Nogent-sur-Marne
Dominique Belpomme, MD, MSc, Full Professor in Medical Oncology; Director of ECERI, Paris University, Paris & European Cancer and Environment Research Institute, Brussels
Philippe Irigaray, PhD, Scientific Director, Association for Research on Treatment against Cancer (ARTAC), Paris; European Cancer and Environment Research Institute (ECERI), Brussels
Vincent Lauer, Ing. ECP, Independent Researcher, La Chapelle sur Erdre
Annie J Sasco, MD, DrPH, Former Director of Research, French National Institute of Health and Medical Research, Former Chief of Epidemiology for Cancer Prevention at the International Agency for Research on Cancer and Former Acting Chief of Program for Cancer Control, World Health Organization, Bordeaux

GERMANY
Franz Adlkofer, MD, Professor, Pandora-Foundation for Independent Research
Christine Aschermann, MD (retired) member of the Kompetenzinitiative e.V., Leutkirch Mario Babilon, Dr. rer. nat., Professor, Baden-Wuerttemberg Cooperative State University Stuttgart
Wolf Bergmann, Dr. med., Kompetenzinitiative zum Schutz von Mensch, Umwelt und Demokratie e.V., Freiburg
Rainer Frentzel-Beyme, MD, Professor emeritus, University of Bremen.
Helmut Breunig, Diploma degree in forestry, Specialty: Radio frequency injuries on trees around phone masts, Osterode am Harz
Klaus Buchner, Dr. rer. nat., Professor, MEP – Member of the European Parliament, Kompetenzinitiative zum Schutz von Mensch, Umwelt und Demokratie e.V., München
Horst Eger, Dr. med., Ärztlicher Qualitätszirkel ”Elektromagnetische Felder in der Medizin – Diagnostik, Therapie, Umwelt”, Naila
Karl Hecht, Dr, Professor of pathophysiology and neurophysiology (Emeritus of the Medical center Charite), Berlin
Peter Hensinger, MA, diagnose:funk, consumer protection organisation, Stuttgart
Markus Kern, Dr. med., Kompetenzinitiative zum Schutz von Mensch, Umwelt und Demokratie e.V., Kempten
Florian M. König, Dr.Sc. Man. Dir. & Science Header of the Company/Institute «Florian König Enterprises GmbH”
Andrea Leute, Dr. med., Ärzteinitiative Mobilfunk Allgäu-Bodensee-Oberschwaben, Überlingen
Martin Lion, Dr. med., Allgemeinmedizin – Homöopathie, Ulm
Joachim Mutter, Dr. med., Paracelsus Clinic / Switzerland, Kompetenzinitiative zum Schutz von Mensch, Umwelt und Demokratie e.V., Murg
Gertraud Teuchert-Noodt, Dr., Professorin der Neurobiologie i.R., Universität Bielefeld
Peter Ohnsorge, Dr. med., European Academy for Environmental Medicine
Karl Richter, Dr. phil., Professor, Kompetenzinitiative zum Schutz von Mensch, Umwelt und Demokratie e.V., St. Ingbert
Claus Scheingraber, Dr. med. dent., German Working Group Electro-Biology, Brunnthal,
Cornelia Waldmann-Selsam, Dr.med., Competence Initiative for the Protection of Humanity, Environment and Democracy e.V., Bamberg
Werner Thiede, Dr. theol., Professor, Pfarrer der Evangelisch-Lutherischen Landeskirche in Bayern und Publizist, Neuhausen
Helmut Wagner, Dr. med., Ophthalmologist, Stuttgart
Harald Walach, Professor, PhD in psychology, PhD in theory and history of science, Change Health Science Institute, Berlin; affiliation: Witten-Herdecke University, Poznan Medical University, Poland
Ulrich Warnke, Dr.rer.nat., Academic Superior Council (retired) University of Saarland
Isabel Wilke, Diplom-Biologin, Editor ElektrosmogReport, Kassel/Berlin
Roland Wolff, Dipl.-Phys., Medical Physicist, Bremen
Ortwin Zais, PhD (Dr. med.), European Academy for Environmental Medicine

GREECE
Christos Georgiou, PhD, Member, Scientific Secretariat of ICEMS; Professor of Biochemistry, Biology Department, University of Patras, Patras
Theodore P. Metsis, PhD, Electrical, Mechanical, Environmental Engineer, Consultant, Athens

ITALY
Domenico Agrusta, Medicine and surgery, specialist in dentistry (Odontostomatologia) self- employed, Member of ISDE, Taranto
Fernanda Amicarelli, Full Professor in Applied Biology, Department of Life, Health and Environmental Sciences, University of L’Aquila, L’Aquila
Fiorella Belpoggi, Dr., Director, Research Department, Ramazzini Institute, Bologna
Sergio Bernasconi, Full Professor of Pediatrics, former Director, Pediatric Department, Editor emeritus: Italian Journal of Pediatrics, University of Parma
Dr Franco Berrino, MD, PhD, former Director, Department of Preventive and Predictive Medicine, Istitutonazionale dei Tumori, Milan
Ernesto Burgio, MD, Pediatrician, ECERI – European Cancer and Environment Research Institute (Bruxelles)
Dr Franco Cherubini, Degree in medicine and surgery, Self-employed, Vetralla
Dott. Agostino Di Ciaula, President of Scientific Committee, Italian Society of Doctors for the Environment – ISDE Italy, Arezzo
Dott. Andrea Cormano, MD, Italian Society of Doctors for the Environment – ISDE, Benevento Ugo Corrieri, Degree in medicine and surgery at Università Cattolica del S. Cuore, Teacher at Scuola Romana di Psicoterapia Familiare, President of ISDE-Doctors for the Environment in Grosseto, Coordinator of ISDE-Doctors for the Environment for Central Italy, Grosseto- Rome
Dr Patrizia Difonte, Physician, Surgeon, General practitioner and occupational medicine, Associazione Italiana Elettrosensibili, Lonate Pozzolo (Varese)
Anna Maria Falasconi, Medical Doctor, Primary Care Pediatrician, National Health System, Rome
Dott. Filippo Maria di Fava, Laurea in Medicina e Chirurgia, Libero professionista, Roma
Dr. Mario Frusi, MD, medico, Cuneo Dr. Stefano Gallozzi, Astrophysician and technologist at the INAF Italian National Astrophysical Institute in the Observatory, President of the Comitato di Tutela e Salvaguardia dell’Ambiente in Monte Porzio Catone (ONLUS association), Rome
Dott. Roberto Gava, Pharmacologist and Toxicologist, ISDE, Padua
Teresa Pia Anna Maria Del Gaudio, Degree in Medicine and Surgery, specialist in pediatrics, Medical Manager, ASL Salerno, Roccagloriosa (SA), Italy
Valerio Gennaro, MD, PhD, Head ,Liguria Mesothelioma Registry (COR Liguria), UO Clinical Epidemiology (IST Nord – CBA); IRCCS Policlinico Ospedale San Martino National Cancer Research Institute (IST), Genoa
Patrizia Gentilini, Degree in Medicine (specialization in Oncology and Hematology). ISDE (International Society Doctor’s for Environment), FORLI’
Livio Giuliani, PhD, Professor, Università dell’Abruzzo – Corso di Laurea in Fisiatria, Chieti Angelo Levis, PhD. Professor, Biologist, University of Padua Roberto Lucchini, MD, Professor of Occupational Medicine, University of Brescia
Fiorenzo Marinelli, PhD, Institute of Molecular Genetics (IGM), National Research Council (CNR), Member of the International Commission for Electromagnetic Safety (ICEMS), Bologna,
Antonio Maria Pasciuto, Degree in Medicine and Surgery, Specialist in Internal Medicine, President of ASSIMAS (Associazione Italiana Medicina Ambiente e Salute), Rome
Dott. Carlo Ratti, MD, Ordine dei Medici della SPEZIA, Genova
Ruggero Ridolfi, MD, Oncologist Endocrinologist, ISDE, Forlì-Cesena
Dr. Med. Sandro Rinaldi, Laurea in medicina e chirurgia; specializzazione in Allergologia; specializzazione in Ematologia. Medico di medicina generale convenzionato con l’Azienda Sanitaria di Bolzano, Terlano (BZ)
Massimo Melelli Roia, MD, Italian Society of Doctors for the Environment – ISDE, Perugia
Dott. Roberto Romizi, President, Italian Society of Doctors for the Environment – ISDE, Arezzo
Dott.ssa Ida Santellocco, MD, Medico chirurgo, Pediatria, medico chirurgo – pediatra, Roma
Massimo Scalia, Coordinator of the Bioelectromagnetism Section of CIRPS (Interuniversity Research Center for Sustainable Development)
Alessandro Solerio, Degree in Medicine and Surgery, Self-employed, homeopath, Sanremo
Franco Verzella, MD, physician, practice dedicated to autistic children, Bologna,
Myriam Zucca, Dr. ssa, Medical Director, Dermatology, Cagliari University Hospital, Sardinia

MALTA
Pierre Mallia, MD PhD CBiol MPhil MA(Law) DipICGP MMCFD MRCP FRCGP, Professor of Family Medicine, Bioethics & Patients’ Rights; Chairperson National Health Ethics Committee, Dept. of Health Coordinator Bioethics Research Programme, Univ. of Malta; President, Malta College of Family Doctors

NETHERLANDS
Hugo Schooneveld, PhD, Retired Associate professor (Wageningen Agricultural University), Advisor to the Dutch EHS Foundation, former president of ‘Stichting elektro- hypersensitivity’, Wageningen

PORTUGAL
Paulo Vale, PhD, Auxiliary Researcher, Sea and Marine Resources Department, The Portuguese Sea and Atmosphere Institute, Lisbon

SLOVAKIA
Igor Belyaev, PhD, Dr.Sc, Associate Professor, Cancer Research Institute, BMC SAS, Bratislava Jan Jakus, MD, PhD, DSc. Professor, Jessenius Faculty of Medicine, Comenius University, Martin
Ladislav Janousek, PhD, Professor, Department of Electromagnetic and Biomedical Engineering , Faculty of Electrical Engineering, University of Zilina, Žilina
Michal Teplan, PhD, Institute of Measurement Science, Slovak academy of sciences, Bratislava

SPAIN
Alfonso Balmori, BSc, Master in Environmental Education, Biologist. Junta de Castilla y León, Valladolid José Luis Bardasano, PhD, Biologist and Physician, Prof. of Medical Bioelectomagnetism, Department of Medicine and Medical Specialties, School of Medicine, University of Alcalá. Alcalá de Henares, Madrid
Pilar Muñoz-Calero, MD, President of the Fundación Alborada, Co-director of the Chair of Pathology and Environment, Faculty of Medicine, Universidad Complutense de Madrid (UCM), Madrid Miguel Lopez-Lazaro, PhD, Associate Professor, Department of Pharmacology, Faculty of Pharmacy, University of Seville
María Elena López Martín, MD, PhD, Associate Professor of Human Anatomy, School of Medicine, University of Santiago de Compostela (USC) Enrique A. Navarro, PhD, Professor, University of Valencia, Valencia
Claudio Gómez-Perretta, MD, PhD, Chief of Section, Hospital Universitario La Fe, Valencia
Ceferino Maestu Unturbe, Ph.D, Prof., Director of the Bioelectromagnetism Laboratory of the Centre for Biomedical Technology (CTB), Polytechnic University of Madrid (UPM).

SWEDEN
Mikko Ahonen, PhD, researcher, Sundsvall
Michael Carlberg, MSc, Department of Oncology, Faculty of Medicine and Health, University Hospital, Örebro
Mikael Eriksson, MD, PhD, Associate Professor, Department of Oncology, Skane University, Hospital, Lund
Lena Hedendahl, MD, Independent Environment and Health Research, Luleå Olle Johansson, Associate Professor, Experimental Dermatology Unit, Department of Neuroscience, Karolinska Institute, Stockholm
Gunilla Ladberg, PhD, Member of the Board of the Swedish association Vågbrytaren, Lidingö
Leif G. Salford, MD, PhD, Senior Professor of Neurosurgery, Director of the Rausing Laboratory for Translational NeuroOncology, Lund University, Lund
Elsy-Britt Schildt, MD, PhD, Senior Consultant, Department of Oncology and Radiation, County Hospital, Kalmar
Fredrik Söderqvist, PhD, Epidemiologist, Centre for Clinical Research, Uppsala University, Västerås

SWITZERLAND
Daniel Favre, Dr. phil., Biologist, Independent Researcher, Brent
Peter Meier, Dr.Med. Facharzt für Innere Medizin FMH, M.Sc. Präventivmedizin, Mitglied der European Academy for Environmental Medicine, Sissach

UK
Erica Mallery-Blythe, MD, BMBS, Founder of PHIRE (Physicians’ Health Initiative for Radiation and Environment) Trustee Radiation Research Trust, Medical Advisor ORSAA (Oceana Radiofrequency Advisory Association), Medical Advisor ES-UK, Soton
David Gee, Visiting Fellow, Institute of Environment, Health and Societies, Brunel University, London
Andrew Goldsworthy, BSc, PhD, Lecturer in Biology (retired), Imperial College London, Monmouth
Alasdair Philips, BSc, DAgE, Professional engineer, Powerwatch
Syed Ghulam Sarwar Shah, MBBS, MA, MSc, PhD , Post-Doctoral Research Fellow, Department of Occupational Health, Guy’s and St. Thomas’ NHS Trust; Honorary Research Fellow, Department of Clinical Sciences, Brunel University, London
Sarah Starkey, PhD, Independent Neuroscience and Environmental Health Research
Andrew Tresidder, MD, MBBS, MRCGP, Somerset GP


Bhital · Salud Ambiental & Medicina Biológica

OTHER NATIONS

ARMENIA
Sinerik Ayrapetyan, PhD, Professor, Life Sciences International Postgraduate Educational Center, UNESCO Chair in Life Sciences, Yerevan, Head of Research Council and Chairholder of UNESCO Chair

AUSTRALIA
Priyanka Bandara, PhD, Environmental Health Consultant, Castle Hill/Sydney, NSW
Katherine Georgouras, OAM, DDM, FACD, Professor of Dermatology, (semiretired) ,Kenthurst NSW
Ray Kearney OAM, PhD, Honorary Assoc. Professor (retired), Department of Medicine, University of Sydney
Don Maisch, PhD, Independent researcher, author of ”The Procrustean Approach”, Lindisfarne, Tasmania
May Murray, PhD, Independent Environmental Health researcher, Canberra
Elena Pirogova, PhD, Associate Professor, Biomed Eng, BEng (Hons) Chem En, Discipline of Electrical and Biomedical Engineering, School of Engineering, RMIT University
Scientist Appeal for 5G Moratorium 9
Charles Teo, AM, MBBS, Professor, Neurosurgeon, Prince of Wales Private Hospital, Randwick, NSW, Sydney
Steve Weller, BSc, Founding member of ORSSA, Brisbane



BRAZIL
Orlando Furtado Vieira Filho, PhD, Professor, Cellular & Molecular Biology, Federal University of Rio Grande do Sul
Claudio Enrique Fernández-Rodríguez, PhD, MSEE, Professor, Federal Institute of Rio Grande do Sul, IFRS, Canoas
Alvaro Augusto A. de Salles, PhD, Full Professor, Federal University of Rio Grande do Sul, UFRGS, Porto Alegre
Francisco de Assis Ferreira Tejo (retired) D.Sc., Professor, Grupo de Eletromagnetismo Computacional e Bioeletromagnetismo, Electrical Engineering Dept, Universidade Federal de Campina Grande

CANADA
Frank Clegg, CEO, Canadians for Safe Technology (C4ST); Former President of Microsoft Canada
Paul Héroux, PhD, Occupational Health Program Director, Department of Epidemiology, Biostatistics and Occupational Health, McGill University Medicine, Montreal, PQ
Anthony B. Miller, MD, FRCP, Professor Emeritus, Dalla Lana School of Public Health, University of Toronto,
Malcolm Paterson, PhD, Director, Research Initiatives, BC Cancer Agency Sindi Ahluwalia Hawkins Centre for the Southern Interior, Kelowna, BC
Michael A. Persinger, PhD, Professor, Biomolecular Sciences, Behavioural Neuroscience and Human Studies, Laurentian University, Sudbury, Ontario
Magda Havas, Associate Professor, Trent University, Canada

CHINA
Wenjun Sun, PhD, Professor, Bioelectromagnetics Key Laboratory, Zhejiang University, School of Medicine, Hangzhou
Minglian Wang, M.M. , PhD, Associate Professor, College of Life Science & Bioengineering, Beijing University of Technology (BJUT), Beijing

COLOMBIA
Carlos Sosa, MD, University of Antioquia, Medellín

EGYPT
Nasr Radwan, Prof. Dr., Cairo University, Faculty of Science, Cairo

INDIA
Ganesh Chandra Jagetia, Professor, Just retired from Department of Zoology, Mizoram University, Aizawl, Udaipur Sareesh Naduvil Narayanan, PhD, Assistant Professor, Department of Physiology, RAK College of Medical Sciences, RAK Medical & Health Sciences University, Ras Al Khaimah, UAE
R. S. Sharma, PhD, Head, Scientist – G & Sr. DDG, Div. of Reproductive Biology, Maternal & Child Health and Chief Project Coordinator – EMF Health Project India, Indian Council of Medical Research, Ansari Nagar, New Delhi

IRAN
Amirnader Emami Razavi, PhD, Executive Manager and Principal Investigator of Iran, National Tumor Bank, Cancer Institute of Iran, Tehran University of Medical Sciences
Dr. Masood Sepehrimanesh, PhD, Assistant Professor, Gastrointestinal and Liver Disease Research Center, Guilan Universtiy of Medical Sciences, Rasht

ISRAEL
Iris Atzmon, MPH, Epidemiology, University of Haifa, Author of ”The Cellular, not what you thought!», Haifa
Michael Peleg, M.Sc., Radio Communications Engineer and Researcher, Technion, Israel Institute of Technology, Haifa
Elihu D Richter, MD MPH, Professor, Occupational and Environmental Medicine, Hebrew University-Hadassah School of Public Health and Community Medicine, Jerusalem
Yael Stein, MD, Hebrew University – Hadassah Medical Center, Jerusalem
Danny Wolf, MD, Pediatrician, Clialit Health Services Raziel, Netanya Herzelia

JAPAN
Hidetake Miyata, PhD, Associate professor, Department of Physics. Tohoku University

JORDAN
Mohammed Saleh Al Salameh, PhD, Professor, Department of Electrical Engineering, University of Science & Technology, Irbid

KOREA (South)
Kiwon Song, PhD, Professor, Department of Biochemistry, Yonsei University, Seoul
Young Hwan Ahn, MD PhD, Professor, Department of Neurosurgery, Ajou Univeristy School of Medicine, Suwon

NEW ZEALAND
Damian Wojcik, MD, MBChB, Medical director/ Northland Environmental health Clinic, Whangare, Northland

NIGERIA
Aneyo Idowu Ayisat, M.Sc., Lecturer, Environmental Biology Unit, Biological Science Department, Yaba College of Technology, Yaba, Lagos

OMAN
Dr Najam Siddiqi, MBBS, PhD, Associate Professor of Anatomy, Oman Medical College, Sohar

RUSSIAN FEDERATION
Yury Grigoriev, Professor, M. Dr Sci., Federal. Medical Biophysical Center, Moscow
Maxim V. Trushin, PhD, Associate Professor, Kazan Federal University, Kazan



TURKEY
Osman Cerezci, Professor Dr., Dept. Electrical-Electronics Engineering, Sakarya University, Adapazarı
Suleyman Dasdag, PhD, Prof. Dr., Biophysics Department, Medical School, Istanbul Medeniyet University, Uskudar, Istanbul
Onur Elmas, MD, PhD, Faculty of Medicine, Dept. Of Physiology, Mugla Sitki Kocman University, Mugla
Ayse Inhan Garip, Assoc. Prof., School of Medicine, Biophysics Dept., Marmara Univ., Istanbul
Suleyman Kaplan, PhD, Professor, President of Turkish Society for Stereology, Board member of Journal Chemical Neuroanatomy (Elsevier), Board member of Journal of Microscopy and Ultrastructure (Elsevier), Department of Histology and Embryology, Ondokuz Mayıs University, Samsun
Fulya Kunter, Assistant Professor Dr., Dept. Electrical-Electronics Engineering, Marmara University, Istanbul
Selim Şeker, Professor Dr., Department of Electrical-Electronics Engineering, Bogazici University
Nesrin Seyhan, Prof. Dr., Gazi University Medical Faculty, Founder Head, Biophysics Department; Founding Director, Gazi Non-Ionizing Radiation Protection Centre (GNRK), Ankara

UKRAINE
Olexandr Tsybulin, PhD, Department of Biophysics, Bila Tserkva National Agrarian University
Igor Yakymenko, Prof. Dr, Department of Biochemistry and Environmental Control , National University of Food Technologies, Kyiv

USA

David O. Carpenter, MD, Director, Institute for Health and the Environment, A Collaborating Centre of the World Health Organization, University at Albany, Rensselaer, NY
Barry Castleman, ScD, Environmental Consultant, Garrett Park, MD
Devra Davis, PhD, MPH, Visiting Prof. Medicine, Hebrew University, Hadassah Medical Center & Ondokuz Mayis University, Medical School (Turkey); Pres., Environmental Health Trust, Teton Village, WY
Paul Doyon, MA, MAT, EMRS, Independent Researcher, Doyon Independent Research, CA
Arthur Firstenberg, B.A., EMF researcher and author, president Cellular Phone Task Force, New York
Beatrice A. Golomb, MD, PhD, Professor of Medicine, University of California, San Diego, CA
Peter F. Infante, DrPH, Managing Member, Peter F. Infante Consulting, LLC, VA
Toril H. Jelter, MD, MDI Wellness Center, CA
Elizabeth Kelley, MA, Electromagnetic Safety Alliance, Tucson, AZ
Henry Lai, PhD, Professor Emeritus, University of Washington, Seattle, WA
B. Blake Levitt, medical/science journalist, former New York Times contributor, EMF researcher and author
Trevor G Marshall, ME, PhD, Director, Autoimmunity Research Foundation, CA
Ronald Melnick, PhD, Senior Toxicologist, (Retired RF-section leader) US National Toxicology Program, National Institute of Environmental Health Sciences
L. Lloyd Morgan, Senior Research Fellow, Environmental Health Trust, Board Member, International EMF Alliance (IEMFA), CA
S. M. J. Mortazavi, PhD, Professor of Medical Physics, Visiting Scientist, Fox Chase Cancer Center, Philadelphia, PA
Joel M. Moskowitz, PhD, Director, Center for Family and Community Health, School of Public Health, University of California, Berkeley, CA
Martin Pall, BA, PhD, Professor Emeritus (Biochemistry and basic medicine), Pullman, WA
Jerry L. Phillips, PhD, Exec. Director, Excel Centers, Professor Attendant, Department of Chemistry & Biochemistry, University of Colorado, Colorado Springs, CO
Camilla R. G. Rees, MBA, Health Researcher, Author,»The Wireless Elephant in the Room”’ CEO, Wide Angle Health, Sr. Policy Advisor, National Institute for Science, Law & Public Policy, NY
Cindy Sage, MA, Sage Associates, Co-Editor, BioInitiative Reports, Santa Barbara, CA
Eugene Sobel, PhD, Professor (Retired), University of Southern California School of Medicine, CA
John G. West, MD, Director of Surgery, Breastlink, CA


Bhital · Salud Ambiental & Medicina Biológica